lunes, junio 26, 2006

Piedradura










Por El Fanatinche (Ricardo Pinto)

Por más que no hayan estado Pedro, Pablo, Wilma y Betty pero esta noche la ciudad alemana de Colonia se trasformó en la urbe que contenía las historias de los Picapiedras. Eso, después de ver el duelo de rudos y tiesos que animaron una deslucida brega por octavos de final. Suiza y Ucrania demostraron que el fútbol moderno es una falacia cuando no hay destellos de talento en el campo.
Uno entiende ahora porque tipos como Ronaldinho, Saviola, Eto'o o equipos como el Villarreal de Pellegrinni -plagado de latinos- tienen tanto éxito en Europa. Es cosa de meter alguna gambeta o dribling en la tierra de los troncos y ya pasamos a encabezar la portada del diario.
Resulta que hoy, vimos dos equipos que basan su juego en el desligue, el trajín y la frontalidad de los ataques sin sacar una sorpresa del sombrero del mago. Para seguir la idea con que titulé este comentario, fue el choque de los dos invitados de piedra de esta fase. Y bien merecido que tienen el apodo.
Si tuviese que definir al equipo ucraniano diría que es una oncena con un arquero -el notable Shovskovskyi-, nueve que juegan a lo mismo y Shevchenko. Hay bemoles, claro. Voronin, Shelayev y Gusev intentan acompañar al flamente refuerzo del Chelsea pero poco logran materializar la idea de juego asociado. Por el otro lado, los suizos cuentan con solidez defensiva destacable que les permitió salir del máximo torneo con la valla invicta. Está basada en otro gran arquero como Zuberbühler, la fortaleza de marca y despeje de Magnin y Senderos -que hoy no jugó y se notó su falta en el tema de liderazgo-, la regularidad de Cabanas y Barnetta y la peligrosidad inconsistente de Frei en ofensiva. En honor a la verdad, poquito para estar entre los ocho mejores equipos del mundo.
Como era de suponer, hoy se anularon hasta lo escandaloso. Y llegaron aburridamente a la tanda de fatídicos penales. Por un momento pensé que el encuentro pasaba a la historia por eso de "la maldición de los cracks". Sheva, el primero en rematar desde los once metros, dejaba el balón servido en las manos del meta suizo. Como Maradona, Platini, Zico o Baggio en otras recordadas ocasiones.
Pero si los helvéticos fueron incapaces de inflar la red en los 120 minutos de juego, tampoco lo harían en la ruleta rusa. Primero Streller, luego Barnetta -le dio al travesaño- y finalmente Cabanas que juega todo el año en ese mismo estadio consagraron como héroe al portentoso Shovkovskyi en aquél lado norte plagado de hinchas alpinos. Bastó que Milesvkiy, Rebrov y Gusev anotaran su turno para que el debutante en mundiales se anotara en la brega por cuartos que se jugará en Hamburgo el 30 de junio.
Y es ante Italia. Maldito fixture. Por culpa del sorteo y la pésima suerte tendremos que conformarnos al ver instalado en semifinales a alguno de estos dos europeos. Y francamente, por lo mostrado es bastante poco el merecimiento que tienen.

5 Comments:

At junio 26, 2006, Blogger Milana said...

Penales Suiza= Insólito. Sheva falló también en final de CL 2005 ante el Liverpool.

 
At junio 26, 2006, Blogger Futbolero_mayor said...

Que tipos tan poco habilidosos. Ni una opción de gol clara

 
At junio 27, 2006, Blogger CERATIEGO said...

Pucha, estos gallos van a bajar la tasa de natalidad en Suiza, no ves que no la echan adentro ni cuando están regalados

 
At junio 27, 2006, Blogger Bea said...

gracias a Dios q no lo vi... mi hermano aun alega sobre estas 2 horas de su vida perdidas...

 
At junio 27, 2006, Blogger Satelito said...

Pucha el cuñado salió exigente, jajajaja. Oye, estos si que eran gumble-gumble

 

Publicar un comentario

<< Home