domingo, marzo 04, 2007

De héroes y villanos


















Por Satelito (José Cristóbal Araneda)

No es común que la última vez que Boca perdió en su casa por tres goles de diferencia fue contra River Plate, en el primer semestre del 2002. Esa vez, hasta el tronco central paraguayo Ricardo




Rojas (mucho más tieso que el chileno homónimo que juega en México) se anotó con un golazo de los más recordados en la historia del Superclásico. El entrenador de ese River era Ramón "El Pelado" Díaz.



















Hoy día, San Lorenzo de Almagro visitó al xeneise de Miguel Angel Russo y Juan Román Riquelme, predecedido de una semana tremendamente movida. Mauricio Macri, el político mandamás de Boca había manifestado su interés por tener al ex estratega gallina sentado en Casa Amarilla.
Falta de respeto para Russo o no, lo cierto es que el presidente bostero sólo se adelantaba a contestar las punzantes arremetidas verbales de
Díaz. El mismo que habló a los diarios en la semana anunciando su relajo ante el clásico en la Bombonera, su receta para ganarle al principal candidato al título y jucios tales como el esgrimido contra la figura auriazul Riquelme. Dijo que se marcaba sólo al igual que Macri.
Nada de eso. Díaz sabía que en la cancha la guerra verbal no servía y puso cancerberos dedicados a contener la evidente lentitud del conductor boquense, apuró a su laterales y desde la primera parte ya le creo problemas.
Con un equipo plagado de "picados", entre ellos varios ex River como Ferreyra, Ledesma o Gastón Fernández, más el aporte de Silvera, Hirsig y Botinelli, el Cuervo maniató a su oponente y lo atacó con embates directos y al mentón.
Primero fue Exequiel Lavezzi. Luego, la Gata Fernández y Silvera en el complemento le desequilibraron el piso a Russo, le taparon la Boca a Macri y generaron un terremoto en Casa Amarilla.
Este Boca que quiere revalidar títulos no tiene méritos, alinea jugadores intrascendentes como Dátolo o Marioni, apela a talentos extraviados en el camino como el del propio Riquelme, Clemente Rodríguez o el de Barros Schelotto y muestra que el tobogán que dejó Basile al marcharse a Ezeiza sigue llevándolos cuesta abajo en la rodada.
Mientras, Ramón sigue celebrando triunfos en La Bombonera, casi seguro que su destino es ganar, gustar y golear cuando menos se le espera y en el estadio de su archirival por excelencia. Las paradojas de la vida.



Cuando hoy, River cayó en La Paternal ante Argentinos Juniors muchos de seguro dijeron. En qué estábamos cuando
dejamos que se fuera este tipo. No es primera vez. Con el Tolo Gallego les viene la misma melancolía.












4 Comments:

At marzo 05, 2007, Blogger RIPNE said...

Topogigio las hizo todas la semana pasada, ahora anduvo medio gotera

 
At marzo 05, 2007, Anonymous GolesTV said...

Los goles del partido
http://www.golestv.com/128/0_boca-juniors_VS_san-lorenzo_3

Saludos

 
At marzo 05, 2007, Blogger Waldo_Pedro_R said...

Wena loco, podríamos poner videitos en el blog. Cómo a los genios no se les había ocurrido

 
At marzo 05, 2007, Blogger sr.urrutia said...

Este Boca no llega a ninguna parte, la primera fase de la Libertadores la tiene pasada, porque, aunque esta el Toluca, comparte grupo con Bolivar y Cienciano. De octavos no pasa

 

Publicar un comentario

<< Home