domingo, agosto 27, 2006

Manojito de lagrimas














Por Betinho Batista (Alberto Torres P.)

Leía los datos entregados en el portal de Prensa Futbol y en verdad es que no tenían por dónde. Magallanes, ese equipo señero y clásico de nuestra nomenclatura futbolera ya no es parte del "selecto" grupo que se hace llamar profesional. Lamentable, porque hay cosas que no se pueden soslayar a la hora de hablar de la academia. Es uno de los fundadores de nuestro balompié, es el primer campeón, el primero que consiguió records. El que derivó ni más ni menos que en la fundación de Colo Colo. Y hoy, su ramificación juega torneos internacionales y la base histórica del cacique deja de latir al menos en cuanto a competencias rentadas se refiere.
A uno le da pena porque si usted hace una encuesta, la mayoría del hincha chileno del fútbol tien una imagen afable y cariñosa del equipo carabelero. Hay cierto respeto, casi nunca hay burlas contra su barra, la de la bandita. Siempre se les ve de manera pintoresca y hasta romántica (en el sentido de la tradición más fiel). Un paisaje demasiado sano para no tenerlo más deambulando por nuestras canchas.
Los fríos números entregados en el sitio que les cité (porque acá se cita a quienes con su trabajo nos nutren de información) indican que este Magallanes S.A versión 2006 ganó apenas 13 puntos de 78 que disputó. En esas condiciones el descenso estaba diagnosticado hace rato. Hoy miraba por la tv nuevamente las reacciones de la hinchada en el estadio tras caer frente a Temuco y daba lástima solidaria. No puede ser que un equipo que hace tanto no gana algo tenga una hinchada tan fiel y comprometida. Esos fanáticos merecen algo más.
Si usted es informado sabrá que la disputa por el descenso estaba siendo renegada como fierro caliente por dos clubes, Magallanes y Copiapó. Ambos son sociedades anónimas. Entonces el tema se pone en el tapete. ¿No eran acaso las sociedades anónimas la esperada solución a tanto sufrimiento desatado por dirigencias amateurs durante largos años?
Este equipo nunca tuvo estadio, nunca tuvo "rancho" como dicen mis compañeros, no tenía dónde hacer prevalecer su condición de anfitrión, les hicieron un mal plantel, les cambiaron el técnico... Es decir, les entregaron las mismas incomodidades que se supone tienen los clubes desorganizados y que de acuerdo al manual que nos "vendieron" hace algunos años, las sociedades anónimas pretendía erradicar de raiz.
Cosas de este fútbol nuestro de cada día. Todo va de mal en peor. El torneo de la B se está jugando, en su etapa de descenso, por "las puras"... Mientras, los clubes más queridos y populares de nuestro mapa siguen sabiendo de quiebras y fracasos directivos. Cómo dijo el sólido redactor internacional de este sitio, Don Cristóbal Araneda, en uno de los primeros textos que le leí, acá nos siguen pegando abajo...

6 Comments:

At agosto 27, 2006, Blogger Cristian said...

Les quiero dar a las S.A. el beneficio de la duda al menos. Me parece que su objetivo no es generar buenas campañas deportivas, sino buenos dividendos económicos para sus dueños. Es claro que muchas veces una cosa lleva a la otra, pero Magallanes, Copiapó y Palestino, en menor medida, han demostrado que no siempre es así. Digamos que es muy probable que se acentúe la diferencia entre clubes "grandes" y "chicos" de esta forma; porque los grandes siempre van a contar con un capital mayor, dado por los hinchas que los apoyan.

La verdad es que había tres buenas plazas peleando para no bajar a Tercera: en particular, creo que el descenso de Osorno y/o Temuco habría sido nefasto para el fútbol chileno, especialmente por lo importante que es el hecho de que esas ciudades tengan fútbol profesional. Magallanes tiene toda mi simpatía, por todas las cosas que nombraste, pero en realidad no había por dónde. Y además debe haber sido super deprimente para sus jugadores no tener un Estadio donde jugar como local (si mal no recuerdo, jugaron en el Santiago Bueras, en La Cisterna, en La Florida y en el estadio de la Católica este año) y jugar ante 500 espectadores, de los cuales 400 eran hinchas del equipo contrario...

Si se puede sacar alguna lección es que hay que apoyar incluso en los peores momentos.

Y lo otro es que quién sabe si vuelvan: el torneo de Tercera está más competitivo que nunca.

Perdón por la extensión; saludos.

 
At agosto 27, 2006, Blogger Eduardo Peñailillo said...

Si bien uno podría pensar que "no hay mucha novedad" que decir ante este episodio, y que escribir sobre el descenso de Magallanes no es más que lamentarse por el histórico "Manojito" dándole una cobertura que jamás tuvo en todo el año, y en muchos años (de hecho, no había ni siquiera una radio que cubriera sus partidos), debo aplaudir bastantes aspectos de su crónica, señor Torres, y me gustó bastante leerle.

Tuve la fortuna de poder ir a ver Magallanes S.A. v/s Deportes Melipilla (que noche más helada por la cresta... y malo el partido más encima), y el agrado de ver a su hinchada. Pocos pero fieles, con el equipo hasta lo último, unos "románticos", como decía usted. Y en realidad, a estas alturas, algo de romántico hay que tener para apoyar a un equipo que no sea el Colo, la "U", la UC o Cobreloa.

Magallanes, por otro lado, era un equipo muy solitario. Por un lado, lo que mencionaba en la crónica de que le "faltaba rancho". Ciertamente que es conocido en todo el país y querido por muchos, pero eso no basta. Comparando con Deportes Melipilla, por poner un ejemplo, el cariño histórico pesa mucho menos a la hora de jugar que dos mil hinchas que son de la ciudad misma no más, pero que están ahí en vez de 150 o 200 "feligreses". Sin siquiera una radio que les cubra los partidos, sin sentir ese apoyo más que de un grupo humano de calidad inconmensurable, pero de cantidad ínfima, Magallanes era el equipo más solitario de los 32 "profesionales", y al parecer eso también pesa a la hora de ser un equipo, de enfrentar partidos, y aún más enfrentar situaciones difíciles.

Por otro lado, lo de las promesas incumplidas, mal plantel, una S.A. que más parecía S.O.S., y todo el enredo de la administración que se traducía en cosas tan vergonzosas como no saber dónde diablos iba a jugar el equipo, obviamente no eran una ayuda a esta situación. (En ese sentido, como he mencionado en algunas de mis crónicas, es de agradecerle a la dirigencia melipillana la cordura que siempre han mantenido. Prefiero tener un "equipo ascensor" producto de su falta de recursos, que verlo hundirse de este modo.)

Ojalá les quede la esperanza de renacer. Sus incondicionales no lo dejarán solo. Pero así... Así ya no daba más.


Saludos, e insisto, muy buena crónica.

Eduardo Peñailillo
"Las aventuras y desventuras de Deportes Melipilla"
http://deportesmelipilla.blogspot.com

 
At agosto 28, 2006, Blogger Satelito said...

Una lastima, acá en Temuco no habia tanto interés que digamos. Ahora, este es otro ejemplo de que en Chile no se cuida lo que tiene tradición.

 
At agosto 28, 2006, Blogger Miguel Ocares said...

Que pena loco, pero los giles tuvieron como cincuenta eentrenadores. El Lavaro Arias que nos escribe salió en Pelotas, en el reportaje del programa que hace Caszely con Pato Cuevas en el 13.

 
At agosto 28, 2006, Anonymous maximiliano said...

Con respecto a lo de Magallanes, tiene razón don Beto. Ví jugar este año en San Carlos de Apoquindo Magallanes-Lota Schwager dado a que Magallanes no tiene estadio.
Lota venció 3-1 y Lota nuevamente parecía local. La barra del Magallanes brillaba por su ausencia. Me dií mucha pena porque a pesar que soy del Lota Schwager por tradición familiar, mi abuelo y mi tío eran del Magallanes.

Lo peor de todo es que ChileDeportes y el Gobierno en general no hacen mucho por rescatar nuestras tradiciones (en todo sentido)y los "opinólogos" deportivos que tiene pantalla en los canales de TV no se la juegan ppor nada, ni siquiera critican al incompetente Acosta que nos tiene en la verguenza sudamericana hace décadas...y el pueblo "chilenito" como siempre..no dice nada.

Perdónen la bronca pero me da impotencia esta realidad.

 
At agosto 31, 2006, Blogger alvaro said...

Gracias Beto por la nota. A su vez, también agradezco el cariño, preocupación y respeto que han hecho sentir por Magallanes... Al "Viejo y Querido Magallanes"...
Saludos

 

Publicar un comentario

<< Home