martes, julio 11, 2006

La europarización del "sudaca"





Por El Fanatinche (Ricardo Pinto N.)

El 75 % de los participantes en este mundial escogió el método de plantearse en cancha... con un sólo delantero nominal. ¿El resultado?Italia campeón y cuatro europeos en semifinales. ¿Injusto? No existe la justicia en el fútbol para empezar. Más allá de un tema meramente estadístico (en Europa siempre ganan los del viejo continente con la excepción que todo conocen), esta vez tuvimos carencia y añoranza de gambetas, fintas y de la individualidad por sobre la mecánica colectiva. Es que la sombra de la estrategia parece que nos está pasando por encima oscureciendo todo lo que considerábamos intrínsecamente nuestro a su paso.
Miro las premiaciones oficiales de la Fifa y en casi todas ganan los del otro lado del Atlántico. Son elecciones populares, por internet, lo que resta validez y objetividad al momento del análisis. Pero de alguna manera refleja lo que vimos. Una competencia donde la pizarra parece más importante que la inspiración personal.
En la única categoría que aprecio registro sudamericano es en la de los goles. Claro, Argentina ocupa los tres primeros puestos con un bombazo perfectamente ejecutado por Maxi Rodríguez, con una jugada de entrenamiento -con 26 toques- finiquitada por el "Cuchu" Cambiasso más una muestra de barrio y cuneta firmada por el imparable Carlitos Tévez. Pare de contar. Al menos me queda el consuelo de que apostar por Argentina y el destape de "Apache" antes del inicio no era tan descabellado.
¿Por qué se ve tan apocado el viejo y querido fútbol sudamericano? No hay que engañarse. Primero porque hay circunstancias atenuantes. Brasil llegó aletargado de trabajo dentro y fuera de la cancha, con figuras reventadas en edad y rendimiento. A Parreira... ya lo analizo. Argentina arribó a Alemania sin cartel pero con una de sus mejores nóminas en años. Con grandes figuras. A Pekerman... ya lo analizo. Paraguay cayó el el mismo problema que los demás. Y hasta Ecuador pecó de inocente en su momento clave. Sólo Méjico se vio reticente a desechar su escuela y protagonizó el mejor partido del mundial contra la albiceleste, a la que tuvo en las cuerdas. Fue quizás la única vez que uno de los dos rivales en el campo no mereció perder.
Hay tres factores que hacen que entrenadores como Pekerman, Parreira o Ruiz -y hasta Olmos en Chile, se acuerdan- se dejen seducir por los esquemas europeos. Uno, que miran mucho video, por eso de estar a la moda del fútbol moderno, creen que la tendencia radica en el compacto sacado del Nou Camp, el Meazza o en Highbury Park. Y terminan privilegiando volantes de ida y vuelta, el bioritmo, los diseños de bloques y tal. Se les olvida que en la periferia de sus inmensas capitales sudacas siempre hay un chico como Messi, Tévez o Ronaldinho que se va a perder porque nadie supo capitalizarlo. Entonces, los técnicos se engrupen con tanta moda a lo Maurinho, Lippi o Capello, se creen que los entrenadores siguen siendo lo más importante y se olvidan que con tres figuras desequilibrantes ni el mejor esquema futbolero del mundo soporta sin hacerse triza en cinco minutos.
Una segunda razón tiene que ver con los designios del mercado. Como si fuera una trágico feedback, lo que pasa a niveles de producción en materia prima también se está dando en el deporte de la pelotita. Vienen los grandes mercaderes de clubes famosos, se llevan a nuestras figuras nacientes y las "convierten". O sea, nos reenvían el producto elaborado a su criterio. Y es difícil "limpiarlo" para devolverle su condición natural.
Y tercero -punto donde los entrenadores tiene la mayor responsabilidad- es la mala planificación y la comodidad. Esto es, sostener hasta lo indecible los procesos con jugadores que pasan en sólo cuatro años de próceres a no aptos para la alta competencia. Léase, el caso de Brasil. El resto simplemente, analiza cuales jugadores conoce, como Pekerman -sin darse el tiempo para innovar- y a partir de allí les pide a sus dirigidos que jueguen como lo hacían antes o peor aún, se planifica a partir de dónde juegan los seleccionados hoy, lo que termina condicionando el esquema a plasmar en cancha.
Como la mayoría se va a temprana edad a Europa, las selecciones sudamericanas terminan irremediablente jugando a la europea para acomodar mejor sus piezas. Y si vas a parate como a ellos les gusta y en su propia casa, siempre terminaremos como vimos en esta copa del mundo.
Qué se puede hacer. Cambiar, mirar hacia atrás, innovar y planificar mejor para que los jugadores que están en Europa se acomoden al estilo de acá y no lo contrario. Si después de todo, hay una verdad irrefutable. El fútbol los inventaron los europeos, pero quienes lo aprendimos a jugar mejor somos los sudamericanos. Que no se pierda el orden natural de las cosas...

8 Comments:

At julio 11, 2006, Blogger CERATIEGO said...

nnnn, esta vendría siendo tu última tesis futbolera cierto, jajaja

 
At julio 11, 2006, Blogger CERATIEGO said...

O sea, digo, la última que escribes aquí. Parece que es verdad que cierran el boliche. La Sole ya los sacó de los links

 
At julio 11, 2006, Blogger Futboleros said...

No comment

 
At julio 11, 2006, Blogger Miguel Ocares said...

Pucha que escribe lindo este niño, jajajaj
Na que decir, Jano copuchento y carbonero, jajaja

 
At julio 11, 2006, Blogger Futbolero_mayor said...

Está bueno tu análisis, Igual creo que es una tendencia mundial y no sólo de los sudacas como los llamas.

 
At julio 12, 2006, Blogger Martin Bolivar said...

Exacto, que no se pierda el orden natural de las cosas. Coincido.

 
At julio 12, 2006, Blogger Waldo_Pedro_R said...

Pucha que voy a echar de msnoes estos análisis. Entre tanta tontera que escribe Ocares... snif, snif.
Oye, es el 21????

 
At julio 12, 2006, Blogger CERATIEGO said...

Sorry, no meto más la pata, toda la razón.
Oye (puta otra vez me voy a meter), te deje msn sobre la logística... cachaste

 

Publicar un comentario

<< Home