miércoles, diciembre 13, 2006

El León sacó "la garra"


















Por Satelito (J.C. Araneda)

Fue el mejor final para un campeonato que intentó ser manchado. Por los de River, por los barras bravas, por los mismos dirigentes antagonistas a la AFA o algunos desalmados oriundos de Gimnasia y Esgrima. No podía ser mejor epílogo para un torneo que tuvo a un campeón desgastado con la salida de su verdadero motivador, Alfio basile, y que tuvo que sufrir demasiados reveces para llegar al final sin energía ni convicción. Boca perdió el superclásico, dejó escapar el toeneo en dos fechas seguidas y hoy, cuando tuvo que mostrar lo que siempre le caracteriza, la experiencia y la contundencia, La Volpe mandó al campo una estrategia plagada de jugadores que no sienten la camiseta auricielo. Todo lo contrario a Estudiantes de la Plata.
El Pincharata conquisto el cuarto título de su historia desechando precismente su historial. El de sus generaciones anteriores que hablaba de trampas, de juego sucio y de inescrupulosos aplicando inteligencia en extremos para ganar con y sin lo permitido por la ley. Estos, los del Cholo Simeone (que empezó el año como jugador retornado a Racing y terminó como campeón en su primera temporada como técnico) juegan para adelante, no se conforman, van y van como si en los noventa minutos se les fuera la vida. Siempre jugaron con actitud de final. Pregúntenle a Gimansia que cayó históricamente en el clásico de La Plata por 7 a 0. Ganaron 37 de los 39 últimos puntos disputados. Tuvieron en Pavone, Calderón, Sosa y Alayes a las figuras del torneo. Y cuando les echaban en cara que no tenían experiencia, apareció un Juan Sebastián Verón que se echó el equipo al hombro y cumplió la promesa de regresar a Argentina para ser campeón. Es quien pasará a la historia junto a su padre, el Bruja Verón que inscribió su nombre junto a Pachamé o Bilardo en los '70.
Futbolísticamente, esta final fue como se pensaba. Con Boca presionando de entrada, aprovechando los nervios de su rival desacamodado y apelando a todo su potencial. Con Palacio disminuído, Guillermo Barros Schelotto fue el alma del equipo que en antes de los 10 minutos ya ganaba uno a cero (gol de Palermo) y tuvo después varias ocasiones para liquidarlo. Fue mejor el cuadro xeneise. Pero hubo un minuto clave. Ese cuando expulsan a Álvarez del Pincha y a Ledesma de Boca por una jugada algo intrascendente donde el primero tedría que haber merecido la sanción. Pezotta, de pésimo arbitraje, los echó a los dos. Y complicó a La Volpe que tenía dos líneas de tres en avanzada. Le mató el esquema.
Sabiendo lo anterior, el Cholo dispuso movimientos en la mitad, que Verón dejara de enfrascarse en peleas y se parara en la banda derecha, dejando libre a Sosa quien seguro se llevó un discurso en el camarín. Este, como si fuese otro partido, salió virado del vestuario. Y le pidió un tiro libre a la Brujita para dejar sin opción al impecable Bobadilla, que hoy demostró por qué lo trajeron hasta Casa Amarilla.
Boca sintió el golpe y el entrenador terminó por pagar cara su idea de potenciar a los jóvenes, Si ya había alineado a Cahais en la zaga desde el principio (que se come la marca en el segundo y decisivo gol) en reemplazo de Silvestre, opta por sacar a Guillermo Barros Schelotto y mandar al campo a Calvo y luego a Marino. Allí se murió el bostero.
Con Soza controlando, Pavone jugando sólo en ofensiva (que falta que le hizo el suspendido Caldera) y la línea de atrás solvente y sin apuros, era simplemente cosa de esperar. Fue como todo el campeonato, con un pelotazo que Pavone lucha, con una defensa boquense que se queda parada y un gol en las postrimerías que define el destino de ambos. El mejor premio y el peor castigo.
La Volpe se va de Boca. Tiene ideas interesantes pero para entrenar en Boca no puedes perder partidos tan abordables como contra Belgrano o Lanús por alinear equipos sin jerarquía. Falta alguien que impregne a sus jugadores esa pasión por la camiseta que hoy no tuvieron. La misma que le bastó a Estudiantes para dar vuelta el partido que se suponía perdido. Hace mucho rato que en una fnal donde llegan dos equipos parejos, uno merecía tanto ser el campeón por sobre el otro. Y así se dio. Las finales, aunque parezca obvio, siempre las ganan los mejores.

6 Comments:

At diciembre 13, 2006, Blogger Satelito said...

Los resultados de la Voz Futbolera fueron excepcionalmemnte para este caso, con 53 votos, 29 para Estudiantes y 24 para Boca.
Parece que nuestros lectores saben mucho de fútbol también.

 
At diciembre 13, 2006, Blogger CERATIEGO said...

Veron es un animal!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

 
At diciembre 14, 2006, Blogger Futbolero_mayor said...

Te copie la frase. Maravillosa final.

 
At diciembre 14, 2006, Blogger Beto_Torres said...

El principito Soza es un jugadorazo y Pavone debiese irse a jugar a Italia, es imparable

 
At diciembre 14, 2006, Blogger Futboleros said...

El que dijo antes del partido de Colo Colo que las finales eran fomes y maniatadas tiene que ver este video por meses para que aprenda lo que es tener "huevos". Colo Colo con la mitad de la pachorra que mostró Estudiantes anoche lo ganaba. Iba por Boca pero sentí que merecía ganarlo el Pincha.
Y a los argentinos pelotudos que reclaman contra "la Brujita" les debe haber quedado claro que Verón es un líder y crack de la puta madre...

 
At diciembre 14, 2006, Blogger Waldo_Pedro_R said...

Tremendo equipo, los centrales son impasables. Les falta arquero no más.

 

Publicar un comentario

<< Home