miércoles, octubre 04, 2006

El show está por empezar







Por Satelito (J.C.Araneda)

Hablar sobre la magia que encierra el Superclásico del fútbol argentino no me calza. No tengo poesía para eso como otros en este noble sitio. Yo apelo al dato y la interpretación. Sólo con ello me basta para decir que lo del domingo en el Monumental de Nuñez será vital para el futuro del campeonato allende Los Andes. Puedo decir también que la peleada votación que hasta ahora leo en nuestra encuesta sobre el partido demuestra una realidad latente. El resultado y el favorito en esta ocasión es realmente incierto.
No sería novedad para usted que lea acá que voy por Boca. Pero sí. Creo que llega mejor, que tiene menos conflicto en su interior y que la confianza de dar vuelta un partido imposible frente a Velez en la fecha anterior le da mayor entereza que el flaco empate de River en Córdoba que lo alejó de la punta.
Además, si usted mira las fotos verá las que en el papel son las verdaderas claves del encuentro. Y si usted suma, parece que Boca tiene una más. Veamos, River debe afrontar los malos resultados que viene arrastrando (que puede jugarle a favor del incentivo pues botar al puntero y enemigo público lo levantaría de la crisis) y a ello debe sumar un par de antecedentes no menores. El primero es que durante las últimas semanas el elenco millonario no cuenta con alternativas ofensivas contundentes y regulares. Apuraron al Tecla Farías para el ámbito internacional estando lesionado y se les volvió a resentir. Radamel Falcao García apenas viene retomando su ritmo de competencia y ya debe surtir de balones al notable Gonzalo "Pipita" Higuaín, la nueva figura emergente de la cantera riverplatense.
De ahí en más, River debe tener sólo dos jugadores de nivel desequilibrante en cancha. Estos son Marcelo Gallardo, que para su desgracia viene reintegrándose tras mucho tiempo en rehabilitación y banca. El otro, es un jugador que pertenece a Boca en parte de su pase. El ex Newell's, Fernando Beluschi brilla como armador y anotador en ocasiones que el equipo de Pasarrella no encuentra la ruta al gol. Otra carta podría ser Paulo Ferrari pero difícilmente saldrá a atacar teniendo los fenómenos que desbordan en el rival. ¿Y Ortega? Aquél que sabía definir clásicos en el pasado, que tenía ahora su gran oportunidad tras su frustrante regreso al balompié argentino para demostrar valía y vigencia, ahora mostró en la semana problemas personales que primero fueron gástricos y terminaron siendo de estrés. Justo en el momento menos indicado. Como para pensar mal.
Al otro lado, Boca viene en un buen momento. Ya adaptados a la mano de La Volpe (que mantiene el sistema pero a veces cambia la manera de parar el mediocampo a la usanza Basile), los xeneises parecen estar tocados. Primero porque el arquero Bobadilla, quien fuera cuestionado por su nivel mediocre en sus primeras participaciones ya se dio cuenta de lo que significa jugar en el Rey de Copas y se soltó. Está atajando mejor que nunca.
Atrás habría probemas si es que Hugo Ibarra no se recupera pero seguramente la última línea estará intacta y con la Dupla Diaz-Morel en su mejor momento. Y de la mitad para arriba comienzan sus mayores virtudes y los problemas para el rival. Mientras Fernando Gago ya se convirtió en el patrón del equipo y ya suena en España como el nuevo Fernando Redondo (parece que acá se lo hubiésemos adelantado hace como cinco meses) apetecido por el Madrid y el Barcelona, el juveni Franzoia reemplazó por lesión a Marino y las dudas en el armado de juego desaparecieron también. Súmele la movilidad de Nery Cardozo y el equipo tiene un tranco firme en la mitad.
Los arietes son inmarcables. Palermo es el goleador que define en el área y que tiene capacidad para ganar todo por arriba. Palacio es la gran incógnita. ¿Cómo marcarlo? Al hombre ya lo intentaron varios equipos chicos en Argentina y sólo perdieron el duelo. Escalonadamente lo pretendía Sao Paulo o Velez y con una pelota que tomó en velocidad se despachó a la defensa completa. Sólo pueden rogar que tenga una mala tarde o bien asfixiarlo hacia las orillas.
Usted puede tener otra visión. Pero créame que las expectativas de que este sea un partido de muchísima emoción son absolutamente probables. Y como no hay fútbol chileno, el panorama del domingo ya está definido para todo el futbolero de este lado del mundo.

8 Comments:

At octubre 04, 2006, Blogger Waldo_Pedro_R said...

Gago andaría mejor en el Madrid que en Barcelona. Le arregla es esquema al ratón Capello sin echarle a perder la línea. En el Barcelona no brillaría porque de la mitad para arriba abundan los comilones.

 
At octubre 04, 2006, Blogger gentzane said...

no me gusta el football pero si los goles saludos

 
At octubre 04, 2006, Blogger Milana said...

Lávense la boca con jabón antes de hablar de Capello.

 
At octubre 05, 2006, Blogger Ripne said...

Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.

 
At octubre 05, 2006, Blogger Ripne said...

Jajaja, la Milana sacó el ravioli, jajaja. Oye, va ganando River en la encuesta... No puede ser. Yo renuncio a Los Futboleros. Más si le apuntan al pálpito.
Y a la Gentzane me tinca que "la van a volver a mal interpretar", jajaja

 
At octubre 05, 2006, Blogger Miguel Ocares said...

No weis poh. Se nos va la poesía, la creatividad, las minas que llegan de rebote, ya nadie recibiría elogios como "uuuuyy que escribe lindo este niño", jajajajajajaja
No weis poh pollo

 
At octubre 05, 2006, Blogger Futbolero_mayor said...

Ojo con River que viene picado

 
At octubre 05, 2006, Blogger Beto_Torres said...

Capello es capo pero no es Basile tampoco.

 

Publicar un comentario

<< Home