viernes, octubre 12, 2007

Por primera vez



Por El Fanatinche (Ricardo Pinto Neira)

Hay que ver fútbol por algunos años para saber de qué se trata este juego. Conocer los detalles, los imponderables, las ventajas y desventajas. Y es hoy, cuando el medio en general está en neutra y pasiva expectativa que debo decir que me embarga una suave sensación de optimismo. Será porque la eliminatoria no empieza, me dirán. No precisamente. Por el marcado nacionalismo reprenderán otros. Tampoco. Más bien, apelo a un factor que durante decadas pesó en nuestra contra y que hoy, por circunstancias específicas juega a favor de la selección nacional.
Sí señores, no saben la fe que le tengo a este equipo. Me importa poco su rendimiento en los amistosos de Europa. No me preocupa en demasía que mis admirados Tévez, Riquelme y Messi estén al frente. Este sábado entrarán a tallar detalles desconocidos para el futbolista chileno. Si los asimilan y los explotan, estamos frente a la antesala de un nuevo espíritu, más allá de que la estadística nos niegue la hazaña.
Sabrán ustedes que el cuerpo se compone de físico y componente psicológico. Este último, es el que por años nos hizo entrar a jugar contra Argentina perdiendo uno cero desde el minuto cero. Pero la cosa cambió. Por primera vez, vamos en igualdad de condiciones.
El factor Bielsa es fundamental en esta levantada. Llegó a imponer ideas, trabajo, disciplina, trato ejemplar y sutíl a lo que significa un selecto grupo de profesionales. Marcelo Bielsa es el mejor entrenador argentino en actividad. Y por esas cosas del destino, estará sentado en la banca de Chile. Junten miedo, señores del otro lado de Los Andes.
Me van a decir que el entrenador no juega. Con tipos que imponen escuela como Bilardo, Menotti o el mismo Bielsa, esa ley no corre. Los títulos principales de la albiceleste se ganaron desde la banca, con pleno apego al pizarrón y al discurso ostentoso y extenuante de quienes dirigen.
Podría apelar al "chilenismo básico" y lamentar que el nuevo ídolo del fútbol trasandino, Alexis Sánchez, no estará presente en el mismo campo donde se entretiene pichangueando con los más ferreos rivales del mundo. Poco importa en un equipo donde las individualidades están al servicio del equipo global y no de su brillo personal.
Aún así, creo que es una ficha menos en el tablero del miedo. Porque si nosotros estamos maravillados con ls peripecias de Lio Messi en Barcelona, tememos lo letal de Carlitos Tévez o alabamos el funcionamiento de Mascherano y su línea posterior, tenemos a nuestro haber un gran aliado. Sabemos cómo nos van a jugar y sólo debemos cuidar con celo los arrebatos personales de un equipo que colectivamente no tiene gran ciencia, que sólo apela a lo mismo, la rotación de balón con la aduana de Riquelme, la movilidad de sus otros creadores de situaciones ofensivos, la velocidad de sus atacantes, el excelente trabajo de pelota parada y el dinámico andar de los laterales.
¿Y nosotros? Jugamos con ventajas que jamás tuvimos. Lo primero, es que el miedo será desterrado antes de entrar al campo. Si nuestra defensa funciona coordinada no habrá motivos para alterarse. El medio terreno cuenta con tanta movilidad como la de ellos, con Manuel Iturra tranformado en un volante imposible de frenar, con disciplina táctica para no salirse de sus casillas y con Maldonado en su apoyo que tiene facilidad para explotar la clave del partido: balonazos a las bandas descuidadas.
¿Qué va a hacer Zanetti si es que Mark González le gana la espalda con un pelotazo que lo encuentre adelantado? ¿Es Heinze un tipo impasable para los amagues de Rubio u Orellana? ¿Y si brilla Messi, qué pasa si se agranda el Matigol y empieza a probar a puerta? En Ezeiza saben que el partido está cuesta arriba, que si Chile juega aplicado se les va a poner problemas a medida que se suelten en el campo. Ellos apuestan a tener el balón y anotar rápido.
Voy al tema de fondo, con el que quise justificar mi gran fe para el sábado a partir de los años viendo fútbol. Hay una verdad irrefutable. Los argentinos tienen "fantasmas" que no logran extirpar. Inglaterra les da dolor de cabeza crónico, Brasil les gana con la camiseta, Uruguay los pone nerviosos...
Resulta que esta vez tendrán al frente a su entrenador más célebre, al que los conoce como nadie, al mito viviente de la nueva corriente de fútbol trasgesor. Y para variar, cuentan con un equipo chileno en crecimiento, con figuras en ascenso, renovado y que contará con la experiencia necesaria en cancha.
Ya sabemos que jugará Salas. ¿Alguien cree que ya sin Roberto Ayala como líder en la zaga, los ches no tendrán ese pequeño temor que si "a este le queda una nos vacuna sin pensarlo"?. Supongo que hay dudas, porque El Matador no está bien y se pierde goles ante su clara falta de acondicieonamiento físico. Lo bueno de Salas es que puede perderse tres goles cantados, que lo pueden pifiar a raudales. Pero en ese coloso estadio, el temuquense es un Dios y media hinchada de la presente en las tribunas no escatimará en reconocer en él a un jugador de talla mundial. El capitán no va a arrugar. Si los albicelestes temblaban con ver a Francescolli, Chilavert, Valderrama o Ronaldo, con Salas les pasa lo mismo. Si la toma a la entrada del área, el silencio de va a sentir hasta en Puerto Madero.
Hay buen equipo, hay gran banca. Me gustaría ver a Suazo en algunos minutos, con el hambre que tiene de tapar bocas y llenarse la cara de gol. Quiero ver a Droguett recetándole paracetamol a Zanetti cuando Argentina baje las revoluciones. Quiero ver a un Arturo Vidal desventilado, seguro y demostrándole en algunos balones detenidos que nosotros también cabeceamos ofensivamente.
No digo que los argentinos nos tienen miedo. Pero en este minuto, la única seguridad que tienen es que están obligados a ganar. Se llama presión. Nosotros no. tenemos las armas, el grupo, el reloj a favor y el conocimiento desde la banca de quien estará al frente. Lo demás se lo dejamos a la improbabilidad clásica de este deporte de las probabilidades.
Lo único que puedo decir, muchachos es que tengo esperanza para el sábado. Me preguntaban un pronóstico y creo que puede ser dos a uno, para cualquiera. No será un partido de pocos goles. Sí, de mucho vértigo. Basile lo sabe, Bielsa está apostando a ello.
Esperemos. Que por más que algunos se esfuercen en ensuaciar el trabajo con polémicas fuera de tono, el plantel está relajado y conciente. Saben que por primera vez tienen todas las armas para hacer una actuación histórica. El resto, lo sabremos cuando terminen los noventa minutos en River. Hoy, tenemos derecho a creer. Aunque a nuestros vecinos de continente les moleste. O les de lo mismo.

13 Comments:

At octubre 12, 2007, Blogger Waldo_Pedro_R said...

Y si les ganamos, te cachai la cagaita que va a quedar????? Ojalá, compadre, ojalá.

 
At octubre 12, 2007, Blogger Daslav said...

ojala gane seria la raja..hay confianza..por fin etnemos un DT serio y muy profesional.demas q puede ganar ojala ..saludoss

 
At octubre 12, 2007, Blogger W said...

Bielsa es un fantasma demasiado grande para los argentinos.
Y Basile sabe que tiene que lidiar con él, si empata o pierde con el Loco tendrá que lidiar con él durante el resto el proceso y el Coco no quiere pasar por eso....
Vamos Chile le tengo mucha fe....

 
At octubre 12, 2007, Blogger Miguel Ocares said...

Yo no estoy tan optimista como tú pero igual creo que vamos a dar pelea.

 
At octubre 12, 2007, Anonymous mueraelvial said...

Buena columna Pinto, ojalá que tengas razón. Los argentinos maracos se cagan con el hecho de saber que dejharon ir a Bielsa y ahora se las quiere ir a cobrar.
Ojalá ganemos.

 
At octubre 12, 2007, Anonymous Anónimo said...

yo tampoco soy tan optimista.. conm que tevez o messi anden insipirados nos pueden hasta pintar la cara....

 
At octubre 12, 2007, Blogger Satelito said...

En esta pasada no estoy contigo, creo que los argentinos nos ganan trotando como siempre lo han hecho. No es pesimismo sino realismo.
Sorry

 
At octubre 13, 2007, Blogger RIPNE said...

Ni ahí con ustedes y su mala vibra. vamos Chile carajo!!!!

 
At octubre 13, 2007, Blogger belenciita said...

Vamos Chile tengo confianza en que Bielsa esta cambiando el pensamiento de los jugadores
que tienen un espiritu mas ganador

asi que arriba no mas
y Vamos por el triunfo!!!

 
At octubre 13, 2007, Blogger Trilce said...

Negro....Les tengo fé a estos cabros!!!!

hagamos apuestas?

 
At octubre 13, 2007, Blogger Beto_Torres said...

Vamos Chile, mierda. Mister, estoy con usted. Por primera vez nos paramos e igual a igual y les metemos miedo a estos engreídos.
Que Araneda ensalce a Riquelme, yo creo que el Mati es mejor queél y por algo se lo llevaron a cubrir su puesto.
Suerte.

 
At octubre 13, 2007, Anonymous mueraelvial said...

Si usted dice que se puede, se puede, Don Pinto

 
At octubre 13, 2007, Blogger Satelito said...

Aunque no haya estado de acuerdo contigo, yo diría que tu analisis era en teoría correcto si es que hubieses acertado con la alineación.
Lamento decirte que Salas no va, que Villanueva y Orellana no van ni a la banca, que Droguett no va, que Maldonado no va y por lo tanto, hay poca posibilidad de meter pelotazos sorpresivos a la espalda de los laterales.
Bielsa apostó al ratoneo, amigo. Con tres delanteros pero al ratoneo en un principio, veremos pero creo que este arrugó.

 

Publicar un comentario

<< Home